UN POCO DE HISTORIA

roma.jpg

Los cosméticos minerales no son nuevos. Las personas los han usado por miles de años, aunque los estilos han cambiado drásticamente a través de tiempo. Tanto hombres como mujeres han pintado sus cuerpos con  “colores de la tierra” desde tiempos ancestrales. Las tribus aborígenes pintaban sus cuerpos antes de sus ritos ceremoniales.

Egipto

El Kohol y la Henna tienen sus raíces en el norte de África. Para tratar heridas y quemaduras usaban goma de incienso y miel.

Cleopatra delineaba sus ojos en forma de almendra con Kohol y usaba pigmentos para colorear sus labios y mejillas.

Además de usar pigmentos para verse hermosos, los egipcios creían que los colores obscuros los ayudaban a mantener alejados a los espíritus malignos, y los acercaban a los dioses.

Grecia y Roma

En la sociedad greco-romana también usaban cosméticos, pero era más por vanidad que por razones espirituales.

El cuidado de la piel consistía en miel para humectarla, aceite de oliva para protegerla y darle brillo. Para los ojos usaban carbón molido que mezclaban con aceite de oliva. Para los labios mezclaban cera de abeja con pigmento rojo. Para limpiar sus dientes usaban piedra pómez molida.

Europa en la Edad Media

Desde el Renacimiento hasta fines del siglo XIX, la piel clara estuvo de moda. La piel obscura era asociada con la clase trabajadora, mientras que una tez blanca era signo de clase alta.

En el siglo XVI, las mujeres tomaban medidas drásticas para obtener una piel pálida: se desangraban a sí mismas.

Hombres y mujeres usaban una mezcla de plomo y vinagre, para pintar la piel de cara, cuello y escote.  Elizabeth I de Inglaterra es el ejemplo más representativo, creando un look que se conoce como “la máscara de la juventud”.

Las mujeres ponían carbón en las puntas de los cerillos para aplicarse rímel y usaban pétalos de flores para colorear los labios. También usaban claras de huevo en la cara para obtener un look glaseado.

Sin embargo, las medidas de belleza más peligrosas en esa época eran el uso de plomo, arsénico y mercurio. Eso no solamente arruinaba la piel, también causaba pérdida de cabello, problemas estomacales, incluso podía causar la muerte.

Siglo XX

A principios del siglo, en Estados Unidos y Europa, nacieron las primeras compañías de cosméticos a nivel masivo, debido principalmente a la influencia de la industria cinematográfica en Hollywood. Max Factor hacía que las mujeres se vieran como las artistas de cine.

Los tintes para el pelo fueron inventados en 1907. La primera patente para pintura de uñas se obtuvo en 1919. El lápiz para las cejas surgió en 1920, año en que Coco Chanel puso de moda el bronceado.

Siglo XXI

En esta época surgió la popularidad de usar productos naturales debido a la concientización sobre los beneficios de utilizarlos, dejando de lado el uso de productos químicos y nocivos para la piel. Hasta la fecha, a todos nos gusta vernos y sentirnos bien, es por eso que seguimos en la búsqueda constante de encontrar compuestos naturales que enriquezcan y embellezcan el rostro.

Los cosméticos minerales responden a las necesidades y requerimientos de nuestra época, regresan a lo básico, usando ingredientes naturales, seguros y benéficos para nuestra piel, apoyados en la tecnología y los conocimientos que hoy existen.